/
/
Los primeros cuidados de un cachorro

BLOG

Los primeros cuidados de un cachorro

Cachorro perro toy en alfombra

Es un momento maravilloso en casa: cuando tu nuevo amigo peludo llega por primera vez y vais a compartir muchos días por delante. También pueden ser momentos de incertidumbre: ¿cómo se trata a un cachorro? ¿qué cuidados necesita? ¿Cómo conseguir que se sienta integrado en su nuevo hogar lo antes posible?

Además de consultar a tu veterinario, te contamos una serie de pautas que pueden facilitar su llegada al nuevo hogar.

Higiene de los cachorros

Tanto en cachorros como en mascotas adultas, es importante ser constantes en los hábitos de higiene. Acostumbrar a nuestros peludos desde pequeños a estos gestos de limpieza facilitará que podamos realizarlos sin estrés para ellos ni para nosotros.

En los perritos es importante vigilar sus ojos, para que su zona de lacrimal esté limpia y seca. Utiliza para ello gasas secas y suero fisiológico. Si observas algún tipo de secreción acude a tu veterinario. Para sus oídos puedes utilizar toallitas higiénicas especiales para retirar secreciones ocasionales de la zona externa del pabellón auricular, pero si notas que abundan, son oscuras, huelen mal o tiene molestias, tiene que verlo un especialista.

En gatos cachorros las uñas son otro punto vital en su higiene: ten rascadores en casa para que pueda afilarse él mismo las uñas. También puedes cortárselas tú mismo si le crecen demasiado, como te contamos en este otro post. Por último, vigila su salud dental: utiliza un cepillo de dientes y pasta dental para gatos. Otra necesidad básica que debéis tener cubierta desde el primer día es que tenga al menos un arenero, que debe estar siempre limpio y alejado de su comedero y bebedero.

Alimentación

Recuerda que una correcta alimentación juega un papel fundamental en la prevención de enfermedades como la obesidad, diabetes, enfermedades renales, etc. Una alimentación completa y equilibrada aporta la energía y la nutrición que necesitan en cada fase del crecimiento.

Tu veterinario siempre te asesorará sobre la alimentación específica para cada fase y cada raza de cachorro.

Pautas de alimentación en gatos cachorros:

  • Aunque varía en función de cada animal, en general los gatos se administran bastante bien la alimentación. Es recomendable que los cachorros dispongan de alimentación ad libitum, es decir, a libre disposición, ya que se encuentran en una etapa de crecimiento.
  • Iremos modificando la ración según vaya avanzando su crecimiento y restringiremos la cantidad en varias tomas si es necesario.
  • Si decides esterilizarlo, es recomendable optar por una alimentación específica.
  • Comedero y bebedero: coloca el comedero o recipiente donde vayas a ponerle su comida separado del bebedero y de la bandeja de arena. Por supuesto, ha de tener siempre a su disposición agua fresca y limpia. Esto es más importante en los meses de mayor calor. El bebedero debe ser amplio y elaborado en un material que no transfiera sabores al agua y se pueda limpiar bien. Es recomendable tener varios bebederos en distintos puntos de la casa.

Pautas de alimentación en perros cachorros:

  • Su ración diaria se calcula en gramos y se debe dividir en tres tomas. Irá sufriendo modificaciones acorde con su etapa de crecimiento, raza y actividad física.
  • En razas toy (aquellas razas que no superarán los 6 kg de peso de adultos), es recomendable darle 4 ó 5 tomas al día durante sus primeros meses, con una alimentación específica para este tipo de razas y evitar periodos de ayuno prolongado porque existe el riesgo de una bajada peligrosa de azúcar en sangre o hipoglucemia.
  • Para el resto de razas, hasta el año de edad es conveniente repartir la comida en 3 tomas al día, y bajarla a 2 cuando lleguen a la madurez. Tras una esterilización o cuando lleguen a edad adulta pasarán a comer un pienso específico. Si queremos premiar a unestro cachorro con premios comestibles debemos hacerlo con moderación porque son una fuente de desequilibrio nutricional y a la larga pueden predisponer a patologías como el sobrepeso y la obesidad.

Desparasitación

La desparasitación en animales domésticos tiene por objetivo el tratamiento y prevención de enfermedades parasitarias en nuestras mascotas y la prevención de enfermedades zoonósicas, que son aquellas que pueden transmitirse de los animales al ser humano.

Existen dos tipos de desparasitación (interna y externa) y cada una está encaminada al tratamiento y prevención de parasitosis internas (parásitos gastrointestinales y sistémicos) y externas (pulgas, garrapatas, ácaros, etc), respectivamente.

Para establecer un plan preventivo personalizado es conveniente evaluar el nivel de riesgo de parasitosis que tiene nuestra mascota, en función de ciertos factores como:

  • Convivencia con niños, ancianos, mujeres embarazadas o personas inmunodeprimidas.
  • Área geográfica donde vive y zonas a las que viaja.
  • Estilo de vida: tipo de alimentación, tiempo que pasa en exteriores, actividades que realiza (ej. caza), si va a realizar estancias en colectividades (ej. residencias caninas), etc.

Consulta con tu veterinario para establecer la frecuencia de desparasitaciones y/o chequeos periódicos con coprológicos seriados en función de los factores ya mencionados.  

En cuanto a la desparasitación externa en perros, tiene por objetivo tratar o prevenir las infestaciones por pulgas, garrapatas, ácaros y otros parásitos externos. Se realiza habitualmente mediante el uso de collares antiparasitarios (cuyo periodo de eficacia es de 6 meses) y/o pipetas (la mayoría con una eficacia de 1 mes de duración). Se recomienda el uso de productos con eficacia repelente probada frente a flebotomos, que transmiten la leishmaniosis, de la que os hablamos en este post.

Antes de administrar un fármaco antiparasitario a tu mascota, consulta con tu veterinario. Si crees que tu mascota tiene parásitos internos, debes acudir a tu clínica veterinaria, donde se realizará un análisis coprológico seriado, es decir, un análisis de las heces donde se detecta la presencia de formas parasitarias o sus huevos y te orientarán en el tratamiento más efectivo frente a cada tipo de parásito.

Vacunación

Los cachorros cuentan con inmunidad natural de la madre durante las 6-8 primeras semanas de vida. Pasado este tiempo es necesario llevar al día una pauta vacunal completa y guiada siempre por el veterinario, que seguirá las recomendaciones de la WSAVA (la Asociación Mundial de Veterinarios de Pequeños Animales).

Nuestro Plan de Salud para cachorros incluye 3 desparasitaciones internas (tanto en perros como en gatos) y las vacunas necesarias para cada especie:

  • Perros: 2 vacunas heptavalentes, 1 refuerzo frente a la parvovirosis y el moquillo canino, la vacuna frente a la rabia y 1 vacuna frente a la traqueobronquitis infecciosa canina (conocida como tos de las perreras)
  • Gatos: 2 vacunas trivalentes, 2 de leucemia felina y la vacuna frente a la rabia.

Comportamiento

Los perros suelen desarrollar unos rasgos de personalidad y necesidades que difieren entre razas. Los hay más cariñosos y hogareños, y otros que demuestran menos el apego, aunque sean familiares.  En general es recomendable realizar con ellos 3 paseos al día de larga duración para que puedan tener una actividad física relevante, ya desde cachorros. Para su educación es recomendable seguir pautas como órdenes cortas y concisas, que toda la familia siga el mismo criterio y utilizar refuerzos positivos (premiarles cuando hayan aprendido y ejecutado correctamente una orden. No tiene por qué tratarse de comida, puede tratarse de una caricia. Si percibes un comportamiento difícil, acude a un veterinario etólogo o especialista en comportamiento animal.

Respecto a los gatos, no pueden ser tratados como perros pequeños porque tienen otras necesidades y comportamientos. Por ejemplo, prepara una zona para que descanse y se pueda esconder. Utiliza para ello cajas, cestas o incluso cajones, y si las sitúas en zonas altas, como estanterías o árboles con distintas alturas, mejor. Utiliza un transportín amplio y estable para mover al gatito, fácil de limpiar y mejor si tiene la apertura por la parte superior. Estimula su mente: busca juegos específicos para gatos, acarícialo, que busque su comida. Vigila su lenguaje corporal para evitar algún que otro arañazo y nunca estimules la conducta de perseguir vuestras manos o vuestros pies ya que eso fomentará que en un futuro tienda a morder a las personas con mayor facilidad.

Ante cualquier duda, acude a tu veterinario para recibir las mejores recomendaciones.

Si te ha gustado este contenido por favor compártelo

Scroll al inicio