/
/
Pautas para vivir con un conejo en casa

BLOG

Pautas para vivir con un conejo en casa

Cuidados de un conejo

Si has decidido que quieres tener una mascota peludita y de largas orejas, seguramente has llegado a la conclusión de que quieres incorporar un conejo a tu vida. Estos animales exóticos pueden ser una compañía muy fiel si se acostumbran desde pequeño o gazapo. Son juguetones y dóciles y les gusta tanto pasar tiempo en familia como a solas. Así que, por si te lo preguntabas: sí, se puede tener un consejo en casa. Te damos unos consejos para que la convivencia sea lo más fructífera para ambas partes.

Su hábitat: cómo tener un conejo en un piso

En primer lugar, busca un veterinario de exóticos cercano porque son animales sensibles. Infórmate de cómo se alimentan, cuáles son sus hábitos diarios.

Son animales muy activos, sobre todo desde el atardecer hasta el amanecer, ya que son crepusculares, y necesitan tener espacio suficiente para poder moverse libremente, así que lo primero que tienes que decidir es si lo vas a dejar libre por la casa o lo vas a meter en una jaula. También puedes optar por dejarlos en una habitación para ellos. Esta última es la mejor opción. Al principio, para darle estabilidad, puedes dejarlo en una jaula pero sácalo cada día el máximo tiempo posible, no por recreo sino por su salud. Cuidado con los cables, porque los roerán con el riesgo que entraña para ellos y para vosotros.

Qué necesita en su jaula

Si optas por tenerlo en una jaula, mejor que sea grande para que se pueda tumbar, ponerse de pie y observar a su alrededor, que pueda dar brincos y que tenga el suficiente espacio para tener su esquinera (es donde hacen sus necesidades y debe estar hecho con un sustrato de calidad para evitar insalubridades y que huela mal), la henera (donde colocar el heno que comerá) y un bebedero.  También puedes comprarle un parque especial para conejos, con barreras especiales antihuida.

Por último, también existen unos paneles modulares que se conocen como condos, con los que puedes crear unos hábitats parecidos a jaulas gigantes que se adaptan mejor a tu casa y que les puede dar el mejor rendimiento a ellos.

Su comida

Lo más importante para tu orejón es que tenga una buena alimentación. En conejos adultos, el heno constituye el 80% de su dieta diaria. Entre sus beneficios está el ayudarles a desgastar los dientes. El mejor es que aquel con fibras largas, sin polvo y verdecito. También pueden comer verduras (lee más abajo para saber cuáles son las beneficiosas), y pienso (como complemento, no como base). Si es un gazapo, añade a su dieta alfalfa, que es muy buena en épocas de crecimiento por el aporte de calcio. A partir del tercer o cuarto mes es cuando puedes introducir paulatinamente las verduras.

Las verduras y hortalizas como los canónigos, berros o endivias son muy buenos. Evita la patata, el puerro, la cebolla o el ajo. También puedes darle lechuga verde o roja. Zanahorias, por supuesto, es un clásico, pero como es un alimento que tiene mucho azúcar es mejor dárselo de vez en cuando. La fruta mejor solo como premio porque los orejones no asimilan bien el azúcar. El pan prohibido porque no les aporta nada y les cuesta digerirlo.

Cómo se comportan en casa

Aunque los conejos no son roedores, les encanta morder de todo. Es necesario ser previsor y no dejar nada a su alcance que pueda ser peligroso para él o para ti, o nada que vayas a echar en falta si lo muerde. Además de esto, ten en cuenta que son un poco desordenados: cuando comen, dejan rastros por todo el suelo. Por último, no son buenos amigos de gatos y perros. Es posible que tu gato o tu perro vea al recién llegado como un juguete o un alimento y haya peleas. Pero esto depende del carácter y educación de tu mascota. Y si son criados y entrenados juntos desde cachorros, una convivencia sencilla y armoniosa será más fácil de conseguir.

Consulta en nuestras clínicas veterinarias, te ayudarán con cualquier duda que tengas.

Si te ha gustado este contenido por favor compártelo

Scroll al inicio